Apuntes N° 04.- La mirada…algo no tan simple como parece.

Estándar

Y no dejan de tener razón quienes así lo expresan, pues las emociones se reflejan directamente en nuestros ojos. Tanto la atención sobre lo que dice (escuchar) la otra persona, como la observación de qué siente esa persona.

Recordemos esa frase que hemos repetido tantas veces en nuestros talleres:

–  Mírelo a los ojos y escúchelo para saber lo que piensa y lo que dice.

En nuestra actual cultura, el mirar a los ojos de una persona, es demostrar interés, hacer “sentir” a nuestro cliente que nos “interesa”, pero ello no tiene solo ese objetivo, sino además, el darnos cuenta en forma oportuna de las emociones que pueden estar causando nuestras palabras.

Pero también ello significa que mientras hablamos, no debemos mirar demasiado fijamente al que escucha. Para no producir incomodidad (lo que se llama “mirada fuerte”), debemos de ir repartiendo la mirada por derredor del rostro del interlocutor (ojos, nariz y boca), y de vez en cuando fijar la vista en sus ojos.

Tampoco podemos permitirnos el mirarlo de costado o de soslayo, ya que cuando así lo hacemos, enviamos un mensaje de agresividad produciendo desconfianza. La mirada debe de ser frontal. Frente a frente.

Importante recordar, que la mirada de “negocios” es aquella que se concentra en el rostro de la persona. El mirar a una persona más allá, e incluso el mirarla “de arriba abajo” puede enviar mensajes equivocados.

Unos tips sobre la mirada:

  • Mirada Fija: por lo general, ante una mirada fija el ser humano se siente amenazado o intimidado e inmediatamente la aparta.
  • Mantener la mirada: indica apertura a la comunicación, honestidad, seguridad, interés.
  • Mirada de negocios: se centra en el triángulo comprendido entre los ojos y la frente. Trasmite serenidad y seguridad.
  • Mirada social: se centra el triángulo comprendido entre los ojos y la boca. Transmite un clima más cordial.
  • Mirada de reojo:   si es con las cejas elevadas transmite interés, con el ceño fruncido transmite hostilidad.
  • Mirada intima: recorre todo el cuerpo, pero en una situación no intima manifiesta una actitud ofensiva provocadora o intimidatoria.
  • Bloqueo visual:se trata de retirar la mirada. Transmite perdida de interés, aburrimiento o incluso superioridad.

Una mirada a las Cejas

  • Levantar una ceja: señal de duda.
  • Levantar las dos cejas: señal de sorpresa.
  • Bajar ambas cejas: señal de incomodidad o sospecha.

 Las personas percibidas como “seguras de sí mismas” y “ganadoras” son aquellas que hacen más contacto visual positivo. Quienes no manejan este poderoso hábito –de mirar a los ojos—hacen contacto visual apenas un 30 por ciento del tiempo. Y al revés: quienes sí se proyectan bien en este ámbito, suelen hacer contacto visual aproximadamente un 70 por ciento del tiempo, y “juegan teatralmente” con el otro 30 por ciento.

¿Qué significa “jugar teatralmente”? Que realizan movimientos de ojos acorde con lo que quieren trasmitir. Es decir, son estrategas y utilizan los ojos como una poderosa herramienta de comunicación. Saben que incluso en ese 30 por ciento del tiempo en que no hay contacto visual, están siendo observados y lo quieran o no, están comunicando algo.

¿Ha estado usted conversando con alguien, y ha tenido la sensación de que esa persona no le está diciendo la verdad? Seguramente ha pensado: “No sé, pero siento que esta persona me está engañando. No me gusta…”  Y posiblemente este pensamiento llegó a su mente luego de mirarlo a los ojos.

Cuando usted sorprende a alguien tratando de robar algo,  ¿qué hace él al verse descubierto? Rápidamente ve hacia los lados buscando una salida… y sale corriendo, ¿verdad?

Bueno, pues igual pasa con las personas que mienten mucho o que están inventando respuestas: realizan constantes movimientos laterales con los ojos. Sus globos oculares se mueven horizontalmente de un lado a otro mientras nos contestan. ¡Están pensando qué contestar!

Los estudios demuestran que cuando estamos buscando en nuestro cerebro información que sabemos que está ahí (es decir, que no vamos a inventarla), generalmente no vemos a los lados, sino que vemos hacia arriba. Volvemos los ojos hacia nuestro cerebro. Haga la prueba. Si nos preguntan, por ejemplo: “¿En qué año fue que Cristóbal Colón llegó a América por primera vez?”, muy probablemente usted volverá sus ojos hacia arriba mientras piensa: “Mmmm. ¿Fue en 1492 ó en 1502?”.

Se da cuenta ahora, los ojos hablan! Y si usted es un agente de ventas profesional, sabrá obtener muy buen provecho de ellos: mirando, observando y enviando “mensajes”  con su mirada.
Desde hace mucho tiempo, los científicos han comprobado que cuando una persona está frente a algo o alguien quew le interesa, la pupila, la parte central del ojo, se dilata, expandiéndose, y al contrario, cuando algo nos disgusta, disminuye ostensiblemente su tamaño.

Cuando decimos algo positivo, abrimos los ojos, pero cuando estamos enojados, tendemos a casi entrecerrar los ojos. Haga la prueba. Y cuide su mirada!!!

Párese frente a un espejo y “hable” con su mirada. Intente cambios de humor y emociones. Y aprenda a controlar su mirada!!!

Un abrazo – Freddy Hayvard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s