Apuntes 02/13.- Un cambio en la vida de Juan Carlos…

Estándar

Freddy HayvardParte 1.- La decisión

Juan Carlos  quería darle una sorpresa a su familia en este año.

Tenía una hermosa familia: su mujer, Claudia (de rebosantes 44 años), su hijo Jorge de 16 y Estuardo de 20 años, chicos inteligentes, estudiosos y muy responsables.

El estaba consciente de que los años anteriores no habían sido nada de buenos, un exceso de trabajo y muchas deudas y ni uno ni lo otro iba a poder compensar todos los malos momentos que vivieron sus hijos y su mujer. Pero ahora era el momento, sentía que se encontraba pleno de energía, incluso positiva, y por lo tanto estaba decidido a hacer todo lo que había escuchado en algún momento pero, que no había querido aplicar pues eran cambios a su modo de ser, y además él ya había probado una vez esa forma de vender y no le había resultado. Sí, UNA vez lo intentó y no resultó, ¿por qué entonces continuar con lo mismo? – trataba de justificarse a sí mismo – pero ahora era distinto.

Y lo era, debido a que en las fiestas de fin de año, sintió el dolor de no haber podido dar a su familia lo que ellos habían soñado o al menos esperado, en todo caso fue mucho menos que todo. Sí, así de duro. No hubo mucho dinero para preparar las comidas aquellas a las que le había acostumbrado sus padres, ni mucho menos para obsequiar o siquiera salir a pasear por el centro de la ciudad. Incluso en las conversaciones escasas que hubo esas noches, sus hijos dejaron entrever que tal vez no sería necesario que este año fueran a la universidad o al instituto, pues podían trabajar. Su mujer incluso manifestó que podía trabajar doble, es decir tomar dos turnos. Y todo ello por las explicaciones que él dio (sin que se las hubieran pedido) sobre la escasez de dinero y de lo duro que había sido su trabajo, a consecuencias de la crisis económica de los gringos y de los europeos y de la mala suerte que había tenido.

Pero ahora, ya avanzado Enero y entrando al segundo mes del año, de pronto se había encontrado pensando, haciendo y diciendo las mismas cosas que había pensado, hecho y dicho el año anterior, es decir estaba repitiendo el ciclo, y él ya sabía dónde podía llegar: a lo mismo. Esa noche no pudo dormir, se dio vueltas y vueltas en la cama tratando de buscar una salida, una solución a ese problema, él no quería volver a pasar por todo ello nuevamente.

Y entonces tomó una decisión.

Se levantó rápidamente y en silencio se fue al living donde buscó en unos cajones los papeles que le habían entregado en unas capacitaciones de la compañía.

Sí, allí estaba lo que había recordado: unos apuntes sobre cómo iniciar el negocio de las ventas. Se dispuso a leerlos.…

………………….

…”Avanzó con paso firme, seguro y con mucho orgullo hacia el Gerente General de la Cía., quien tenía en sus manos el Trofeo y el Diploma que lo acreditaba como el campeón de las ventas de este año…alargó su mano para saludarlo y se dispuso a darle un abrazo…” – Papá!! Papá!! Sintió gritar en la lejanía – despierta le decían – te quedaste dormido en el sofá y tienes que ir a trabajar!!

…Entonces comprendió: se había quedado dormido y había soñado lo del premio.

Sentía aún en su cuerpo esa electricidad que lo había rodeado cuando escuchó su nombre en la sala de juntas anunciando que era el ganador del año.

Mientras tomaba una ducha y luego en su desayuno, apenas habló con Claudia, Jorge y Estuardo, todos le dijeron que aún estaba dormido, que abriera los ojos, pero él estaba despierto, y muy despierto!!

Sucedía que estaba pensando, reflexionando sobre el sueño. Y cómo había llegado a ese sueño? Creía que era producto de la lectura que había hecho del texto de cómo iniciar el negocio de las ventas. Había encontrado muchas cosas lógicas que antes no las había comprendido, como por ejemplo el tener una meta, un objetivo que haga sentir verdaderas ganas de triunfar, que a uno lo haga hacer cosas que sin esa motivación no las haría nunca.

Y el tenía una motivación: su familia. Sentía que este año iba a ser EL AÑO. A su familia le daría una sorpresa: cambiaría su viejo automóvil por uno más nuevo y luego, en las vacaciones escolares, podrían viajar por el interior del país. Esa era solo un primer objetivo. El segundo era el que tendrán una Cena de Navidad como las que hacían sus padres.

Ese día no salió a trabajar, se quedó sentado en su sillón preferido sacando cuentas con calculadora en mano. No hizo caso de las observaciones y comentarios que hacia su familia. No importa, mañana les comunicaría su proyecto.

Entonces inició su cálculo:

– Gastos obligados mensuales (luz,  gas, celular, comida, mantención casa, vestuario, viajes, estudios, etc) =                 US$ 800.-

– Automóvil con precio no mayor a los US$8.000.- Para pagar un inicial de un 30% = US$2.400,00

– El inicial lo pagará en 10 cuotas de app. US$240.-

Total a producir en forma mensual: 800+240= 1.040,00

Para ganar esa cantidad, tendrá que vender al menos, en prima, US$1.500,00.

Y como el promedio de cada negocio es de app. US$346,00 va a tener que vender efectivamente una media mensual de 4 negocios.

Ohhhh!!! Exclamó silenciosamente al finalizar. Cuatro negocios es casi una locura cuando apenas vendí el año pasado un negocio cada dos meses… Es imposible hacerlo!!!

Se reacomodó en su sillón, mientras en su cabeza daba vueltas y vueltas a esta locura que se le había ocurrido. Su mirada cayó en un momento sobre los papeles que había leído en la madrugada, los que estaban abierto en una página que decía con letras grandes: PLANIFICAR ES LO PRIMERO – NO LAMENTARSE!

Tiene razón, se dijo. Porque si son cuatro negocios, es lo mismo que decir UN negocio semanal. Entonces debo planificarme para vender UN negocio semanal y empezó a ver más claro en su mente, volvía el alma a su cuerpo y nuevamente se sentía electrificado. Sacó su lapicera y continuó con sus cálculos.

Sí, ahora tenía que ver qué tendría que hacer para poder cumplir esa meta semanal.

Para vender necesito clientes, dijo en voz alta,  pero como leí, primero hay que buscarlos (lo que se llama prospección, pensó para sí recordando lo leído). Y aquí está mi primer problema, dónde encontrarlos? Volvió a tomar los papeles sobre prospección y los releyó buscando alguna respuesta. Y lo que encontró fue que lo primero que hay que hacer es saber cuántos prospectos necesitará para poder UN negocio semanal. Y luego de eso ponerse a buscar la cantidad que necesita.

(continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s