P P P

Estándar

Mucho se ha escrito (y se seguirá escribiendo sin duda) sobre las Metas Personales, los Objetivos, las Visiones personales, etc.,   y encontramos diferentes posturas y análisis, pero si hay algo en que todos coinciden es que la mayoría de las personas NO tiene claridad sobre sus Metas u Objetivos, solo saben que deben de “trabajar” y “ganar dinero” para subsistir…y se hace presente, con demasiada frecuencia lamentablemente, el negativismo.

Hay investigaciones sobre las metas que señalan:

  • Un 3% tiene claridad sobre sus Metas Personales.
  • Un 13% nunca ha escrito sus Metas Personales y
  • Un 84% no tiene Metas Personales ni escritas ni siquiera “pensadas”. (Y usted?)

El mismo estudio revela que  las personas que han escrito sus metas personales, tienen 10 veces más éxito que aquellos que no lo hicieron.

Sí, leyó bien. Una persona que identifica sus metas y que además las escribe, tiene DIEZ VECES más probabilidades de tener éxito que una que no lo ha hecho así.

 Nuestra actividad de consultores nos lleva a estar en contacto con personas de diferentes nacionalidades y continentes, y en la mayoría de ellas esos porcentajes coinciden plenamente. Y cuando hablamos con personas relacionadas con áreas comerciales (en que la mayor parte de sus ingresos provienen de sus propios esfuerzos), el tema es dramático.

– Mi meta es cumplir con lo que la compañía me exige… ( y cuánta es su exigencia personal?)

– Me cuesta mucho cumplir con lo que me exigen, así cómo voy a querer más…? (falta de capacidad?

– Estoy conforme con lo que tengo, para qué querré más? (autocomplacencia?)

– No me gusta estar obligado a algo…(tener visión de futuro es adquirir una obligación?)

Y así como las anteriores respuestas, podríamos agregar decenas más.

Es decir, la “obligación” de trabajar y obtener resultados para “otros” y la “autocomplacencia”, son el común denominador en muchos vendedores, y de ahí la problemática que presentan en cuanto a la persistencia laboral (renuncias y despidos), como en cuanto a los niveles de producción, y lo más importante a mi juicio, la falta de satisfacción consigo mismo.

Fiódor Dostoyevski (famoso escritor ruso) decía:

 “El secreto de la existencia humana no sólo está en vivir, sino también en saber para qué se vive.”

 Y Herman Cain (Escritor y orador americano):

“El éxito no es la llave de la felicidad. La felicidad es la llave del éxito. Si amas lo que haces, vas a ser exitoso”.

Pero, ¿cómo llegar a amar lo que haces?

Veamos algunas reflexiones personales:

  • “…No es lo importante lo que uno hace, sino cómo lo hace, cuánto amor, sinceridad y fe ponemos en lo que realizamos. Cada trabajo es importante, y lo que yo hago, no lo puedes hacer tú, de la misma manera que yo no puedo hacer lo que tú haces…”
  • “…Hacer lo que se ama y amar lo que se hace es una dupla que me gusta a fondo y que disfruto en todos y cada uno de los momentos del día. Las reuniones, las conferencias, los escritos y las clases me complican por los tiempos ( y los contratiempos), pero igual me llenan el día de satisfacciones. Pero trato de acomodarme a las circunstancias y me tranquilizo gozando de las cosas positivas que logré…”

 Por ello, siempre recomiendo andar trayendo en los bolsillos un paquete de PPP. ¿?

Una buena dosis  de PENSAMIENTO POSITIVO PERMANENTE!

Daniel Goleman (psicólogo estadounidense) dice que el optimismo y la esperanza impiden caer en la apatía, la desesperación o la depresión frente a las adversidades. Los pesimistas consideran que los contratiempos constituyen algo irremediable y reaccionan ante la adversidad asumiendo que no hay nada que ellos puedan hacer para que las cosas salgan mejor y, por tanto, no hacen nada para cambiar el problema. Los pesimistas y pusilánimes deberían tener en cuenta que esa actitud no es algo con lo que se nace y por lo que no se puede hacer nada, sino que es una actitud que podemos cambiar a cualquier edad. Uno mismo es responsable de sus propias actitudes y, aunque puede no ser fácil, pueden cambiarse y uno debe estar siempre dispuesto a mejorarse a sí mismo.

Y el mismo Goleman resume su concepto de inteligencia emocional como: “la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y, por último –pero no, por ello menos importante–, la capacidad de empatizar y confiar en los demás”.

Les dejo estos temas de reflexión.

Freddy Hayvard

Anuncios

3 comentarios en “P P P

  1. Los vendedores en general somos personas que tenemos que trabajar mucho nuestra autoestima, dado que los rechazos, las dificultades para obtener prospectos, afectan el estado emocional y nos convierten en seres dubitativos, que desconfíamos de todo y de todos, culpando las más de las veces a “otro”. Necesitamos por lo tanto del apoyo de expertos como ustedes, que nos ayuden a ser más positivos. Entiendo que no es tarea fácil, pues los primeros en cambiar somos nosotros, partiendo por los hábitos.
    Un saludo
    Ismael Vasquez

  2. Las más de las veces nos contagiamos con aquellos compañeros que pasan su vida lamentándose de sus fracasos, y sin hacer nada para mejorar la situación, y lo que es peor, siguen haciendo lo mismo de siempre y culpando a los demás de su llamada mala suerte. Debemos luchar contra eso en forma diaria, pues un vendedor necesita estar en buen estado emocional para diseñar sus estrategias y negociaciones siempre en un tono positivo, pues es la única forma de obtener confianza entre los clientes. Recomiendo leer a Steven Covey con su libro los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. A mí me ha ayudado mucho a superarme y a superar los llamados malos ambientes.
    Juan Carlos Estivez

  3. Juan Carlos tiene toda la razón. A mí me ha sucedido, pero he tenido la suerte de que mi jefe ha sabido solucionar el problema del mal ambiente, ayudándonos a quienes nos preocupamos por mejorar. Los malos elementos han sido sacados del equipo y creo que mi jefe ha aprendido que no se puede reclutar a cualquier persona solo porque es simpática, lo que Freddy ha dicho en un blog anterior.
    Carolina Kucelsky

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s