Las “personas virus” y los “vampiros de energía” nos acechan!!!

Estándar

Persona Virus: dícese de aquel que “transmite” la enfermedad del inconformismo y de lo negativo.

Vampiro de energía: dícese de aquel que con su negativismo y cuestionamiento, “succiona” la energía vital de las personas.

Lo sensible de la actividad de ventas, causa que los protagonistas (los vendedores) sean muy susceptibles a la influencia de estos dos personajes, aunque algunos dicen que es uno solo pero con dos personalidades.

  • Cuántas veces nos ha sucedido que la simple presencia de algunas personas, nos pone de mal humor? O, que nos sintamos ignorados, menospreciados y sin que hayan palabras de por medio? Y hay ocasiones en que sencillamente aumenta nuestra tensión y nuestra expresión facial se endurece solo con ver a este personaje y nos sentimos molestos, incómodos, sin expresión de causa.
  • Creo que a todos nos ha tocado conocer alguien que ha sido muy crítico con uno, pero destructivo, que nos intimida, y agrede no solo con palabras sino también con su actitud (hace como que no existiéramos), logrando consumir nuestra energía, y desalentándonos en la búsqueda de los logros y éxitos.

Las dos situaciones anteriores corresponden a la imagen de las personas virus y los vampiros de energía, quienes nos contagian con su desaliento y nos roban nuestra energía dejándonos indefensos.

Situaciones como la crítica hacia nuestras habilidades y/o conocimientos, nuestros hábitos y nuestros logros, que aunque escasos, no son reconocidos. O la simple conversación que conduce a un nivel de negativismo tal que nos hace pensar que ese día mejor no nos hubiéramos levantado.

Los efectos que tienen en nuestra vida estos virus y el accionar de los vampiros de energía, son enormes, pues nos pueden conducir fácilmente al fracaso y al menoscabo de nuestra autoestima, consumiendo la energía que teníamos al inicio del proyecto o tarea o haciéndonos vacilar en el momento de la toma de decisiones.

Pero recordemos que a toda fuerza negativa se opone una fuerza positiva y eso es lo que debemos de buscar, ese positivismo que logre anular lo opuesto.

Robin S.Sharma, en su famoso libro “El Monje que vendió su Ferrari”, nos comparte algunos pensamientos sumamente válidos para las situaciones comentadas:

  • “Administrar tu mente es administrar tu vida”.
  • “Cuando un pensamiento indeseable ocupe el punto focal de tu mente, sustitúyelo inmediatamente por un pensamiento ejemplar”.
  • “Cuida tus pensamientos como cuidarías tus más preciadas pertenencias”.

Y Aristóteles ya decía que

  • “La energía de la mente es la esencia de la vida”.

Y Baltazar Gracián, escritor español del llamado Siglo de Oro (XVII), manifestaba:

  • “No hay mayor esclavitud que decir sí cuando se quiere decir no”.

La mayoría de los pensamientos negativos son llevados a nuestra mente por otras personas, las que hay que identificar y luego separarlas, alejarnos de ella o bien “blindarnos” contra su “roba energía”.

Por suerte, varios autores han logrado identificar algunos perfiles de estos “succionadores y roba energía” y los han clasificado en:

  • Vampiro Quejumbroso: se queja siempre, de todo y a todos. Cuando nos encontramos con él, ya se está quejando…de todo. Si uno acepta la queja y se siente culpable, es como abrir las puertas a lo negativo. Lo mejor es usar tu propia arma, quejándote a tu vez y preguntando por qué él no hace algo al respecte. Déjalo confuso, sin tiempo para responder y retírate rápidamente.
  • Vampiro Adulador: adula el ego de la víctima, cubriéndola de elogios falsos, intentando seducirle. Mucho cuidado con prestar oídos al adulador, pues él espera que el orgullo de la víctima abra las puertas para succionar la energía.
  • Vampiro Crítico: critica de todo y a todos; lo peor es que solamente critica negativamente. Ve la vida solamente por el lado sombrío. La murmuración tiende a crear en la víctima un estado de oscuridad y pesimismo, que abrirá su sistema para que la energía sea succionada. Dile “no” a sus críticas y nunca estés de acuerdo con él. La vida no es tan negra así. Lo mejor es salir y cortar el contacto.
  • Vampiro Reclamador: reclama de todo y de todos. Se opone a todo, exige, reinvindica, protesta sin parar. Lo más gracioso es que no siempre dispone de argumentos sólidos y válidos para justificar sus protestas. La mejor táctica es dejarlo hablando solo.
  • Vampiro Inquisidor: Su lengua es una ametralladora. Dispara preguntas sobre todo y no da tiempo para que la víctima responda. Verdaderamente él no quiere respuestas sino desestabilizar el equilibrio mental de la víctima, perturbando su flujo de pensamientos. Para salir de sus garras, no te preocupes por buscar respuestas. Responde haciéndole una pregunta bien personal, contundente y procura apartarte en cuanto te sea posible.
  • Vampiro Lamentoso: son los lamentadores profesionales, que desde hace años lloran sus desgracias. Para succionar la energía de la víctima, ataca por el lado emocional y afectivo. Llora, se lamenta y hace cualquier cosa para despertar pena. La víctima es siempre la desafortunada. Corta sus lamentaciones diciendo que no te agradan las quejas, pues no resuelven ninguna situación.
  • Vampiro Grillo Parlante: la puerta de entrada que él quiere derrumbar es tu oído. Puede hablar durante horas y, mientras mantiene la atención de la víctima ocupada, succiona su energía vital. Para librarte inventa una disculpa, levántate y vete.
  • Vampiro Hipocondríaco: cada día aparece con una enfermedad nueva. De esa forma llama la atención de los demás, despertando preocupación y cuidados. Mientras describe los pormenores de sus males y cuenta sus interminables sufrimientos, roba la energía del oyente, que después se siente pésimo.
  • Vampiro Conflictivo: para él el mundo es un campo de batalla donde las cosas solamente serán resueltas a golpes. Quiere que la víctima compre su pelea provocando en ella un estado de rabia, irritación y agresividad. Ese es uno de los métodos más eficientes para desestabilizar a la víctima y robarle la energía. No cedas campo a la agresividad, procura mantener la calma y corta lazos con éste Vampiro.

Y finalmente una información adicional, muy relacionada con el vampirismo y las personas virus:

  • En Estados Unidos, un estudio de la Clínica Mayo, efectuado con un millar de personas, determinó que la gente positiva y optimista vive más tiempo que la de personalidad negativa, y un trabajo de la Universidad Carnegie Mellon concluyó que las emociones positivas hacen que la gente sea más resistente a la gripe, probablemente debido a su influencia en el sistema inmunológico.

Por todo lo anterior, PPP = PENSAMIENTO POSITIVO PERMANENTE

Freddy Hayvard

Anuncios

2 comentarios en “Las “personas virus” y los “vampiros de energía” nos acechan!!!

  1. Exacto Freddy diste en el clavo¡¡¡ si hay virus y chupaenergias, a mi me han afectado un poco y vi el antidote te lo agradezco ,saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s