Saber más… que lo que necesito hoy y mañana…

Estándar

      Es increíble la cantidad de personas (entre ellas muchos         profesionales) que SOLO se conforman con los estudios, capacitaciones o cursos, y luego se transforman en UNIPENSANTES, esto es, piensan en un solo sentido,  actuando en base a lo aprendido y estiman que no es necesario obtener mayores conocimientos. Y cuando producto de la confianza profesional creada, su cliente efectúa una pregunta sobre un tema de actualidad, una característica no habitual de su producto u otra relacionada indirectamente, no puede responder. Asimismo, cuando nos encontramos ante un imprevisto y tardamos en tomar una decisión. O bien cuando en medio del proceso de acercamiento a su cliente, no tiene temas actuales o bien no puede seguir la conversación de su cliente.  ¿Resultado? – Pérdida de confianza, disminución de su imagen profesional, y posiblemente no pueda llevar a término su objetivo.

Estas personas, olvidan lo valioso que son todas la habilidades y conocimientos de que podemos disponer para poder así, resolver exitosamente los problemas.

Pero, ¿cómo se obtienen esas habilidades y conocimientos?  – Principalmente a través del aprendizaje (búsqueda de conocimientos a través del estudio), pero también es importante la reflexión que hagamos de nuestras experiencias, así como el siempre estar observando su entorno para aprender de ellos

No siempre, pero ocasionalmente nos encontramos con personas que tienen una habilidad que destaca, como la de obtener conclusiones casi en forma instantánea, a la vez que son capaces de dar una respuesta y explicación casi inmediata. Nos llama la atención el hecho de un abogado hable de arte, o un matemático que converse sobre astrología, o… un agente de seguros vida o daños, conozca también de los sistemas previsionales, así como de salud, y finalice hablando de música selecta. Estas excepciones, tienen como punto en común, la capacidad de relacionar situaciones, conocimientos y experiencias, lo que nos ayuda a tener un criterio bien formado.

Nuestra vida (y no solo referida al trabajo) está afecta a diversas situaciones, las que muchas veces requieren que tomemos la iniciativa, que solucionemos el problema, o que enseñemos a los demás a trabajar en la forma que se requiere.  Pero, quien tenga más elementos (conocimientos, aprendizaje, experiencia, observación) será quién tome la iniciativa. Cuando no contamos con esa preparación tanto en lo humano como en lo profesional, somos incapaces de prevenir y resolver problemas.

Cuando contamos con conocimientos, podemos tomar decisiones y actuar. El conocimiento se nutre, se alimenta de la Información  (“dar forma a la mente”, “disciplinar”, “instruir”, “enseñar“), lo que nos permite realizar una actividad, tomar esa decisión, solucionar el problema.

Siempre van a haber áreas que, en apariencia, no se relacionan directamente con nuestro trabajo y/o profesión, pero en algún momento las necesitaremos, no todas, pero sí algunas. Podríamos mencionar, entre muchas y solo como ejemplo, historia, filosofía, tecnología, computación, previsión, fondos de retiro, salud privada, primeros auxilios, inversiones, funcionamiento de la bolsa de valores, música, y en especial, actualidades.

Muchas de las personas que cuentan (y lo demuestran) con un conocimiento mayor al promedio que sus pares en el trabajo/profesión, iniciaron ese proceso como un pasatiempo. Algunos solucionando puzzles, otros por simple curiosidad, pero luego se percataron que querían saber más y más, lo que se vio recompensado por mayores éxitos en su vida personal y profesional.

Pero para poder adquirir mayores conocimientos, informarse, tenemos que salir de la zona de comodidad, lo que si bien nos da seguridad (porque lo conocemos), no nos permite crecer en el conocimiento agregado.

¿Qué podemos hacer para “crecer” en el conocimiento?

  • Escuchar las noticias, leer el periódico y enterarse de la realidad que le rodea.
  • Comprar revistas sobre la profesión o actividad.
  • Tener el hábito de leer al menos un libro al mes.
  • Terminar los estudios (si aún no los termina).
  • Inscribirse en algún curso de actualización.
  • O bien, tratar de desarrollar una nueva afición que nos permita obtener nuevos conocimientos en áreas que no conocemos.

Nicolás Copérnico (astrónomo del Renacimiento que formuló la teoría heliocéntrica del Sistema Solar) , manifestaba:

  • Para saber que sabemos lo que sabemos, y saber que no sabemos lo que no sabemos, hay que tener cierto conocimiento.

Un abrazo,

Freddy Hayvard

Anuncios

Un comentario en “Saber más… que lo que necesito hoy y mañana…

  1. Estimado profesor y amigo Freddy:
    Siempre con gran anticipación espero tus escrituras porque me enriquecen y me ayudan a entender más, que a pesar de que el mundo está cambiando tan rápidamente, los principios y valores no cambian, todo lo contrario, los tenemos que escoger bien, consolidar y definir cada día más. Hoy tú nos introduces a una serie de pasos concretos que son los únicos que nos hacen mejor como hombre o mujer… El constante autodesarrollo personal.
    El movimiento “progresivo” en las Américas quiere quitarle la responsabilidad al individuo diciendo que es la responsabilidad de la sociedad de mejorar “las cosas” para que seamos mejores. Sin embargo, tú nos enseñas que escogiendo el camino del crecimiento personal es la única manera en que nosotros podemos ser mejores, y entorno mejorar la sociedad en que vivimos embelleciendo todo lo que tocamos: nuestro trabajo, la familia, nuestras vidas.
    Muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s