!Sonría, salude y gane!

Estándar

Salimos de casa, circulamos por la calle, ingresamos a un ascensor, llegamos a la oficina. Solo en este lapso de tiempo y antes de iniciar nuestro día laboral propiamente tal, ¿a cuántas personas hemos sonreído y saludado? – La respuesta en la mayoría de los casos será mezquina – ¿Es que acaso amanecimos enojados, irritados, preocupados, aún no logramos despertar o qué? – Si pudiéramos auto-fotografiarnos en esos momentos, posiblemente veríamos a alguien diferente a quien creemos ser en verdad, y si luego nos preguntáramos si quisiéramos entablar una relación social o de negocios con esa persona, posiblemente la respuesta sea NO.

Es increíble como pequeños gestos, como una simple sonrisa o un humilde saludo pueden marcar una diferencia. En la pequeña ciudad canadiense de Comox, British Columbia, vive una anciana de 86 años, Tinney Davidson, quien durante casi diez años ha mantenido la costumbre de saludar y sonreír todas las mañanas a los estudiantes que pasan frente a su casa, los que alegremente le devuelven su saludo. “Al principio era raro que una desconocida nos saludara, pero luego ha sido como una tradición y apresuramos el paso para recibir su saludo, lo nos alegra de alguna manera el día”, asegura una estudiante. A su vez, la señora Davidson dice que esos momentos de “conexión” que tiene con los alumnos, le proporcionan la energía y la actitud positiva que necesita para el resto del día. “Sin ellos, me sentiría solitaria y sería una persona gruñona y malhumorada” dice esta alegre anciana. Los estudiantes ya la conocen como “la señora de la ventana”. (pueden ver la historia en: http://abcnews.go.com/Lifestyle/waving-grandma-valentines-day-surprise-local-high-school/story?id=36977612 ).

Sonreír y saludar, dos pequeños gestos que no solo proporcionan bienestar en quienes lo reciben, sino que son dos acciones necesarias para preparar nuestro día. El saludo es una forma de demostrar, como hemos dicho, cordialidad al establecer un vínculo, temporal o permanente, con otra persona. No es necesario conocer a la otra persona para saludarla, cuando es un gesto de cortesía. Un saludo al entrar en una tienda, en un ascensor, en una sala de espera, etc.

La mejor forma de enfrentar una negociación, es sonreír. Se ha comprobado que el sonreír tiene efectos positivos sobre uno mismo. La propiocepción, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas, de tal forma que cuando hay algo que no pone contentos o satisfechos, el cerebro emite una orden a los músculos para que se contraigan. Pero también puede ser a la inversa, es decir, podemos contraer nuestros músculos faciales como si sonriéramos (sin estar contentos) y el cerebro lo interpretará como si existiera un elemento que nos pone contento. Lo valioso de lo anterior, es que en ambos casos el cerebro interpreta la sonrisa (falsa o verdadera) como un estado emocional positivo y, por ende, nos sentimos más alegres. En la práctica, el cerebro libera endorfinas, las que son sustancias químicas que también nos ayudan a reducir los niveles de estrés. Mientras más se estimula el cerebro para liberar esta sustancia química más nos sentimos felices y relajados. Recordemos que incluso fingir la risa o una sonrisa funciona ya que el cerebro no distingue entre lo real o lo falso e interpreta la posición de los músculos de la cara de la misma manera.

Lo que nos lleva a que, incluso fingiendo una sonrisa, estaremos llegando a un estado más optimista.

Por tanto, si apenas abrimos nuestros ojos en la mañana, iniciamos el día sonriendo y luego camino al trabajo, saludamos y sonreímos a todas aquellas personas que antes eran “invisibles” para nosotros, estaremos ganando en optimismo para enfrentar el día.

Y aún hay más respecto de la sonrisa. Está comprobado que es casi imposible hablar de mala manera cuando se sonríe, pues la entonación y la intencionalidad cambian, se vuelven más amigables, y nuestro interlocutor escuchará un tono cordial y grato.

En nuestra profesión, requerimos ser optimistas, ya sea para buscar y convencer a ese cliente esquivo, como para trabajar a veces en condiciones ambientales negativas, o bien asumir las dificultades propias de una negociación, etc., etc.

Por ello, convirtamos en “visibles” a aquellas personas “invisibles” con quienes casi a diario nos encontramos y que pasamos a su lado sin percatarnos de su existencia. Una leve inclinación de cabeza, una sonrisa o un simple “buenos días”, hará el trabajo de hacernos sentir más optimistas para enfrentar el trabajo diario.

En resumen: cuando sonríes, te sientes bien. Cuando los demás reciben tu saludo y sonrisa, sonríen también. Y cuando sonríen, se sienten bien. Sonríe a los demás sin motivo. Harás más amigos.

Googleando encontré un cuento infantil que aplica perfectamente a nosotros los adultos y que se refiere al valor de la sonrisa. Pertenece a Pedro Pablo Sacristán, un joven escritor español (http://cuentosparadormir.com).

“Cadena de sonrisas”

“La señorita Elisa aquel día había propuesto un nuevo reto a sus alumnos: la alegría, y lo había hecho en plan desafío de récord. Les había nombrado “recaudadores” de alegría, para ver qué se les ocurría con tal de provocar la alegría de los que les rodeaban. Y aunque todos hicieron cosas realmente encantadoras, aquella vez Carla Simpatías dejó a todos con la boca abierta.
Algunos días después del encargo de la señorita Elisa, Carla apareció cargando un gran saco.

– Aquí traigo toda la alegría que he recaudado en estos días -dijo sonriente.

Todos estaban expectantes, pero la niña no quiso mostrar el contenido del saco. En vez de eso, sacó una pequeña caja, tomó una cámara de fotos instantánea, y le entregó la caja a la maestra.

– Ábrala, señorita Elisa.

La profesora abrió la caja despacio y miró en su interior, y una gran sonrisa se dibujó en su rostro; en ese momento, Carla le hizo una fotografía. Luego le entregó la foto y un papel.
La maestra leyó el papel en silencio, y cuando terminó, señaló con gesto de sorpresa el gran saco.

– Así que eso es…

– ¡Sí! -interrumpió la niña, deshaciendo el nudo que cerraba el saco- ¡un gran montón de sonrisas!

Y del saco cayeron cientos de fotos, todas ellas de variadas y bellas sonrisas.
El resto de la clase lo dedicaron a explicar cómo a Carla se le había ocurrido iniciar una cadena para alegrar un poquito a las personas: en la caja sólo había una foto con una gran sonrisa, y todos, al abrirla, sentían la alegría que transmitía y respondían a su vez con una sonrisa, casi sin querer. Carla les sacaba una foto con su propia sonrisa, y les entregaba un papelito donde les pedía que hicieran lo mismo con otras personas, y le enviaran una copia de las fotografías a la dirección de su casa.
Y durante aquellos días y meses, el buzón de Carla no dejó de llenarse de las fotos de las sonrisas de tanta gente agradecida, ayudando a todos a comprender que el simple hecho de sonreír ya es un regalo para todo el mundo.”

Un abrazo,

Freddy Hayvard

 

Anuncios

4 comentarios en “!Sonría, salude y gane!

  1. Excelente amigo Freddy. No es para nada difícil desarrollar ese hábito de sonreir y saludar. A mí me costó un poco, pero luego de una semana saludando y sonriendo a medio mundo, ya hay varios que me devuelven ese saludo y sonrisa. Y lo otro, es que llego a mi oficina con mucho mejor ánimo, y cuando debo ver a un cliente, ya no tengo una sonrisa forzada.

  2. Me encantó. Y tienes toda la razón, pues a veces el estrés y las preocupaciones nos hacen olvidar que el resto del mundo no tiene porqué estar en la misma actitud. Y si quieres hacer negocios y triunfar en las negociaciones, tienes que sonreír, ser empático, amable. Gracias Freddy.

    • Gracias Claudia. Te acuerdas de cuando hablábamos de las 3 P? Pensamiento, Positivo, Permanente. Esto se representa en la sonrisa y el saludo. te permite ser empático, amable, interesado… y ganador. Un abrazo Claudia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s