El esfuerzo necesario…

Estándar

Freddy.06.12A menudo nos encontramos con personas que se lamentan el no poder avanzar…y continúan sus lamentos sin que ejecuten alguna acción o tomen una decisión que haga cambiar esa condición quejumbrosa. En un mundo donde la competencia es fuerte y resistente, justamente lo que se requiere de las personas es que pongan todo su “esfuerzo” en superar los obstáculos. La Real Academia de la Lengua Española, define el esfuerzo como el empleo enérgico de la fuerza física contra algún impulso o resistencia así como el empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades. Ambas definiciones contienen los elementos que a veces dejamos de utilizar y los cambiamos por los lamentos: el esfuerzo físico y la decisión de cambiar la situación. El tomar el teléfono e intentarlo nuevamente, el caminar hacia esa cita, el tomar la agenda y planificar las próximas acciones, el analizar la situación y definir un plan de acción, etc., todas acciones que requieren que “nos movamos”, que “salgamos” de la situación negativa o de inanición, y que pongamos nuestro “cerebro” en acción.

Es que estoy cansado” – “De seguro voy a obtener los mismos resultados” – “Ya lo hice y no resultó” – ¿No le resultan familiares esas frases? Las hemos escuchado no solo de otras personas sino también de nosotros mismos en más de una ocasión. Hoy estaríamos a oscuras si Thomas Alva Edison no hubiera intentado más de mil veces el crear un filamento que permitiera mantener encendida su bombilla incandescente. Pero no fueron solo 1000 intentos sino que también debió de trabajar en más de 300 teorías. ¡Todo un esfuerzo!

Leer la biografía de Thomas Alva Edison es encontrarse con una persona que supo enfrentar múltiples desafíos en su vida. ¿Sabía usted que este insigne inventor solo estuvo TRES meses en la escuela y que fue expulsado por torpe y falto de interés? (luego su madre se transformó en su maestra). Edison era poseedor de una gran iniciativa, aprendió el solo los principios de la química y de la electricidad, emprendió una serie de negocios de “desastrosos” resultados, pero luego aprendió a ser disciplinado y ordenado lo que lo llevó a sus más preciados inventos (recomiendo leer su biografía en: http://www.biografiasyvidas.com/monografia/edison/

Elementos esenciales del esfuerzo de Edison y de tantos otros, es el “conocimiento”, el “compromiso”, la “convicción”, la “perseverancia”, y el “tener claro el camino”.

Conocimiento – Si Thomas Alva Edison no hubiera tenido conocimientos sobre química y electricidad y un ansía casi infinita de saber más e informarse, así como registrar todo en forma minuciosa en una agenda, difícilmente podría haber avanzado en sus múltiples experimentos e inventos. El capacitarse, el obtener nueva información, es formar la “base” sobre la cual desarrollar todo lo que queremos, ansiamos y buscamos.

Compromiso – Todos tenemos diferentes “compromisos”: con la familia, con el trabajo, con nuestra vida en general y en especial con nosotros mismos. El compromiso también puede entenderse como una “obligación ineludible”.  Pero el compromiso a su vez requiere de objetivos: “¿Qué quiero obtener? – “¿Para qué debo hacer esa acción?”

Convicción – Certeza de que voy a obtener lo que deseo, seguridad de que me “va a ir bien”. Forma parte de nuestra motivación. “Tengo fe en que me va resultar y por ello me esforzaré más…” – Esa seguridad en sí mismo es la que nos ayuda en ese esfuerzo adicional que a veces nos falta ya sea para iniciar o terminar una acción.

Perseverancia – Es la fuerza que nos permite “insistir” una y otra vez en obtener lo que buscamos. Edison perseveró en su intento por buscar el filamento adecuado y finalmente lo logró, luego de más de mil intentos! – Pero, no equivocarse, el “insistir” en una acción requiere de ir cambiando constantemente la forma y no de repetir una y otra vez lo mismo, pues así solo obtendremos el mismo resultado.

Tener claro el camino – Muchas veces olvidamos la diferencia entre nosotros y las piedras: el pensar y reflexionar. El analizar y planificar el qué y el cómo, así como el cuándo nos ayudará a enfocar nuestro esfuerzo y a anticiparnos a los problemas que podamos encontrar en el camino. El lanzarse a una acción sin antes tener un objetivo claro o sin conocer el qué hacer, el cómo hacerlo, así como el cuándo hacerlo, es temerario.

Las más de las veces tenemos todos los elementos, pero no avanzamos. Lo hemos intentado una y otra vez, mismo resultado. Revise los puntos anteriores, deténgase y reflexione. Usted puede, (y debe), de eso estamos seguros!

“Muchos de los fracasos de la vida son de personas que no se dan cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se dieron por vencidos” Thomas Alva Edison.

 “Es el esfuerzo constante y decidido lo que rompe toda resistencia y barre con todos los obstáculos” – Claude M. Bristol (escritor norteamericano – “El poder está en usted”)-

“Puedo aceptar fallar, pero no puedo aceptar el no intentarlo” – Michael Jordan (famoso jugador de baloncesto)

Un abrazo,

Freddy Hayvard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s