Necesito mejores resultados!!

Estándar

Las más de las veces, esta frase no la decimos nosotros, sino que con más frecuencia de lo que quisiéramos, nos la “ladran” nuestros supervisores como si ella fuera el himno de batalla en las ventas. Pero en verdad, esta famosa frase es nuestra, porque es muy posible (y así lo pienso y creo), que ante unos resultados negativos en cuanto a ingresos monetarios, nuestro sentimiento luego del proceso, casi habitual, de lamentarnos y buscar culpables de ese suceso, es que no tenemos otra mejor solución que la de “tener mejores resultados”. Pero no lo decimos en voz alta, a lo más manifestamos una decisión de “mejorar” y de que “ahora” será diferente, pero también, internamente ya estamos pensando de que “será difícil” o de que “se me darán los mismos resultados”.

La palabra Resultado proviene del vocablo en latín “resultare”, que es “saltar hacia atrás, rebotar, ser devuelto”. O sea, cuando hablamos de resultado, nos referimos a un efecto o consecuencia de un hecho. En palabras simples, el resultado de nuestra gestión comercial proviene de hechos y efectos que hayamos provocado. Por tanto, si queremos tener “mejores resultados”, debiéramos provocar efectos y concretar hechos destinados a ese objetivo. ¡Nada más fácil! (en apariencia).

Aclarado por lo tanto este punto, la pregunta es entonces: “¿Qué hechos deberé de concretar y qué efectos deberé provocar?”

  • Hechos:
    • Prospección – definir perfil de mis candidatos, identificar las áreas o zonas donde hallarlos, identificarlos.
    • Contactar – directa o indirectamente, interesar.
    • Necesidades – indagar sus necesidades, parearlas con las características y beneficios de mis productos.
    • Demostrar – beneficios de mis productos y cobertura de sus necesidades.
    • Negociar – acordar la mejor forma de acceder a los beneficios, responder objeciones.
    • Acuerdo – suscribir la venta.
    • Reafirmar – reforzar la venta efectuada, afirmar confianza, solicitar referencias.
  • Efectos:
    • Seguridad – cliente percibe necesidades cubiertas.
    • Satisfacción – cliente percibe haber tomado una buena decisión.
    • Confianza – cliente percibe el clima de confianza desarrollado.
    • Profesionalismo – cliente percibe haber tratado con un profesional.

Todos conocemos y sabemos el rol que desempeñan los hechos y efectos descritos anteriormente e incluso los podríamos recitar de memoria. Pero lo que nos cuesta reconocer, y hacer, es que ellos también son un resultado, la consecuencia, de una “actividad”, esto es, haber efectuado una gestión conducente a ese objetivo.

Actividad se relaciona con acción, con energía, con decisión, con movimiento, con compromiso, con vigor, con laboriosidad, con prontitud. Para hacer realidad cada uno de estos sustantivos necesitamos estar motivados, haber encontrado una razón de hacer las cosas que debemos de hacer. Esa motivación es lograr nuestras metas personales y profesionales.  Recordemos que la palabra motivación no es otra cosa que “motivo que lleva a la acción”.

Regresando a los “hechos”, podemos apreciar en el listado anterior, que se inicia con la búsqueda de candidatos y termina con la solicitud de referidos. Sin estos “hechos” de “buscar, identificar, solicitar referidos”, es casi imposible efectuar una venta, salvo casos excepcionales en que el prospecto viene a uno y de mutuo propio. Tal es la importancia de esta “actividad”, de esta “gestión”, que todos debemos de desarrollar para lograr los “resultados esperados”. La mayoría de los fracasos en las ventas, provienen de la falta de actividad en la prospección. Mientras no se tenga una base de datos, un número adecuado de posibles candidatos, el desarrollo de las ventas será más y más difícil, considerando para ello que no todos ellos se interesarán en el producto.

Luego, los demás hechos que necesitamos gestionar, y en la medida de que la identificación de los prospectos sea la más adecuada conforme al perfil buscado, se desarrollan más fácilmente por cuanto estaremos frente a un eventual comprador que posiblemente “necesita el producto, lo quiere y puede adquirirlo”.

Pero, si bien estos “hechos” anteriores son relativamente fáciles de gestionar, se requiere “conocimiento” de productos, de metodología y de técnicas de venta, actividades que necesitan de tiempo, de práctica, de aplicación.

Por ello, todos los “hechos” antes descritos, deben de producir un “efecto”, un sentimiento entre los prospectos, de tal forma de que los lleven a tomar la decisión que esperamos: la suscripción de la venta.

A veces desdeñamos la enseñanza, la formación, creyendo que “nuestra personalidad y experiencia” será suficiente. Y por lo general, quienes así lo manifiestan son aquellos que “aseguran mejorar sus resultados” y no desarrollan acción alguna orientada a ello.  La decisión de “mejorar resultados” no es una tarea simple, pues va a requerir que se refuerce la motivación personal y profesional a objeto de que nos conduzca a la acción, y esta última debe estar enfocada a los “hechos y efectos” antes descritos.

Tres frases para reflexionar:

“Se ríen de mi porque soy diferente. Yo me río de ellos porque son todos iguales” – Kurt Cobain

“La suerte es lo que ocurre cuando la preparación coincide con la oportunidad” – Séneca

“Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”- Henry Ford ‪

Un abrazo,

Freddy Hayvard

 

Anuncios

Un comentario en “Necesito mejores resultados!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s